Omawa auditará edificios, remontes, vehículos, máquinas pisapistas y motos de nieve

Cetursa Sierra Nevada nos ha encargado un estudio para el cálculo y reducción de la huella de carbono en las instalaciones de la estación invernal de Sierra Nevada, como parte central del Plan Estratégico 2020-30 del centro de esquí y montaña granadino. El estudio, con un plazo de ejecución de 3 meses, auditará los puntos relevantes de emisión de gases de efecto invernadero en cerca de 130 instalaciones de Cetursa Sierra Nevada entre edificios (12), remontes (16), máquinas pisapistas (25), motos de nieve (23) vehículos de empresa (50).

La auditoria de la huella de carbono no solo da continuidad al estudio de eficiencia energética en ejecución en la estación de esquí desde los primeros meses de 2019, sino que podrá incorporar las conclusiones de este para definir mejor sus conclusiones y recomendaciones finales.

El estudio, por el que Cetursa Sierra Nevada aspira a ser inscrita en el registro estatal de huella de carbono creado por Real Decreto 163/2014, de 14 de marzo, se centrará en los registros de emisión de la temporada 2018/19. Una vez calculados o cuantificados, se podrán identificar los puntos relevantes y, con ello, definir objetivos para reducir los gases de efecto invernadero de una forma efectiva.

Para ello, Cetursa Sierra Nevada proporciona a la auditora medioambiental los denominados «Alcances 1 y 2» que, en el caso de la estación de esquí y montaña, corresponden a la flota de vehículos e instalaciones utilizadas para el ejercicio de la actividad (teniendo en cuenta el ciclo de vida de cada uno de ellos y su singularidad), así como los edificios de oficinas, hoteles, restaurantes y talleres.

Cetursa es pionera en España, pues aún no se conoce la huella de carbono de ninguna estación de esquí, así como la primera en solicitar inscripción en el Registro Nacional de Huella de Carbono del  Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Por lo demás, la estación trabaja en otras líneas de reducción del impacto ambiental de su actividad. Así, Cetursa, en el horizonte de 2030, se marca como objetivo reducir emisiones, residuos en vertederos, el impacto en el hábitat -mediante la replantación o restauración de la superficie desplazada por las operaciones de la estación a partir del año 2021-, y a lograr un significativo descenso del consumo energético a través de sistemas eficientes, control del consumo, infraestructuras sostenibles y modernización de instalaciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies