Estrategias de economía circular

La economía circular supone un sistema de aprovechamiento de los recursos en donde se prima la reducción de los elementos empleados minimizando la producción al mínimo indispensable, y cuando sea necesario hacer uso del producto, apostando por la reutilización de los elementos que por sus propiedades no pueden volver al medio ambiente.

En la economía circular se aboga por la utilización, en la mayor medida posible, de materiales biodegradables en la fabricación de bienes y/o productos de consumo para que éstos puedan volver a la naturaleza sin causar daños medioambientales al agotar su vida útil. Aparte, en aquellos casos que no sea posible el uso de materiales eco-friendly, el objetivo reside en facilitar un desacople sencillo para darle una nueva vida reincorporándolos al ciclo de producción y componer una nueva parte. Cuando sea completamente imposible, los desechos se reciclarán de una manera respetuosa con el medio ambiente.

Hay diez rasgos configuradores que definen cómo debe funcionar la economía circular:

1. El residuo se convierte en recurso: es la principal característica. Todo el material biodegradable vuelve a la naturaleza y el que no es biodegradable se reutiliza.

2. El segundo uso: reintroducir en el circuito económico aquellos productos que ya no corresponden a las necesidades iniciales de los consumidores.

3. La reutilización: reusar ciertos residuos o ciertas partes de los mismos, que todavía pueden funcionar o usarse para la elaboración de nuevos productos.

4. La reparación: encontrar una segunda vida a los productos estropeados.

5. El reciclaje: utilizar los materiales que se encuentran en los residuos.

6. La valorización: aprovechar energéticamente los residuos que no se pueden reciclar.

7. Economía de la funcionalidad: la economía circular propone eliminar la venta de productos en muchos casos para implantar un sistema de alquiler de bienes. Cuando el producto termina su función principal, vuelve a la empresa, que lo desmontará para reutilizar sus piezas válidas.

8. Energía de fuentes renovables: eliminación de los combustibles fósiles para producir el producto, reutilizar y reciclar.

9. La eco-concepción: considera los impactos medioambientales a lo largo del ciclo de vida de un producto y los integra desde su concepción.

10. La ecología industrial y territorial: establecimiento de un modo de organización industrial en un mismo territorio caracterizado por una gestión optimizada de los stocks y de los flujos de materiales, energía y servicios.

 

De igual forma, los subproductos generados en la actividad primaria (agricultura y ganadería) y en las industrias de transformación asociadas (como por ejemplo, la industria cárnica) dejan de ser considerados residuos sin valor para considerarse como fuente de productos de alto valor añadido.